3 factores que están impulsando a DevOps

¿Que es y que no es DevOps_.png

DevOps es un marco para acercar el trabajo de los desarrolladores de software con el del resto de profesionales dedicados a TI para ayudar a lanzar aplicaciones confiables con mayor frecuencia. DevOps ha estado en boca de cientos, en conferencias de otros más y en blogs de miles por mucho tiempo. Se hablaba de tendencia, se veía venir pero aún era menor el número de CEOs que lo ponía como prioridad en sus estrategias anuales, entonces ¿qué está pasando ahora?

Los 3 factores que empujan a DevOps dentro de las organizaciones son:

  • La imperiosa necesidad de aumentar la rapidez de la operación.

  • El crecimiento del clima “Agile”.

  • Evitar el síndrome “En mi máquina sí funciona”.

Detallaremos todos los puntos, pero primero nuestro favorito.

En mi maquina si funciona.png

“En mi máquina sí funciona”.

¿Cuántas veces has escuchado la frase “Pues en mi máquina sí funciona”? o ¿Cuántas veces lo has dicho?

Si desarrollas software seguramente te pasó, lo has tenido que decir porque así era. Porque estamos cargando históricamente con una separación entre áreas de desarrollo y áreas operativas y esto ha provocado que tengamos pesadillas recurrentes con el manejo de los entornos y que efectivamente, no veamos lo mismo y no funcione igual. 

Si eres Product Owner y escuchaste esta frase probablemente te ocasionó frustración y enojo, porque no le puedes dar la máquina del desarrollador a cada cliente.

Si eres de Operaciones puedo atreverme a decir que ya tomaste esto como una costumbre y pensar “ay, otra vez esos de desarrollo haciendo lo que quieren sin preguntarnos”. “Otra vez a hacer todo a mano” o como decía una ex-jefa: “otra vez trabajando sobre las rodillas”.

Lo anterior ocasiona a todos re-trabajos, desveladas, estrés, conflicto y pérdidas. Lo anterior debería de ocasionarnos también aprendizajes y cambios. ¿Y qué estamos haciendo al respecto?

DevOps llega como la respuesta a este problema que tal vez parezca obvio: nos acostumbramos a trabajar de manera descoordinada, con poca colaboración, con baja confianza, con pocas herramientas y poca automatización para respaldar la aventura tan grande que es el desplegar una aplicación en producción.

DevOps.png

El crecimiento del clima “Agile”.

Unos van iniciando el camino, otros ya están en él desde hace años y la transformación continúa. La cuestión interesante aquí, a mi parecer, es que el clima “agile” ha nacido en muchas organizaciones solo dentro de las áreas de desarrollo de software e hizo “boom” ahí primero pero no se permeó con las áreas de negocio y las áreas de operaciones con la misma intensidad y ritmo. Las empresas que, en mi opinión, avanzan mejor en su transformación hacia la agilidad manejan estrategias alineadas entre negocio, desarrollo, operaciones y RRHH. 

Independientemente del camino seleccionado, llega el momento en el que el ciclo de vida del desarrollo se conecta con todo y resulta que siendo muy “ágiles” para desarrollar no hay tanta agilidad para subir a producción, pero entonces ¿es eso trabajar bajo marcos ágiles?.

Considerando que la agilidad es la ENTREGA FRECUENTE DE VALOR AL CLIENTE y que el cliente se beneficia hasta que están disponibles las aplicaciones en producción, se necesita visibilidad y contextos alineados.

Debido a lo anterior, el avance de las iniciativas de trabajo de marcos ágiles está empujando a que cada vez más áreas de la empresa se sumen, sobre todo aquellas que tienen que ver con la entregas hacia los clientes.

La imperiosa necesidad de aumentar la rapidez de la operación.

La agilidad es un medio, no un fin y es el medio que se ha tomado como una opción para las empresas y sus equipos ante el desafío actual: enfrentarse a una nueva manera de hacer negocios y de relacionarse con sus clientes. 

Las amenazas que están surgiendo en el mundo digital no pueden ser combatidas con soluciones y prácticas tradicionales. 

La práctica tradicional es realizar procesos lineales, percibiendo a cada área como un equipo diferente en la que se gestan dependencias y malos entendidos por doquier.

Las soluciones tradicionales están llenas de procesos manuales y re-trabajos.

Conclusión: 

El software es esencial para el flujo de valor en los negocios. A través de las aplicaciones se facilita la forma en que los clientes pueden interactuar con los servicios de una empresa y se han convertido en muchos sentidos, en la cara que representa a una organización.

Debido a lo anterior, centrarnos con DevOps en la entrega de servicios de TI es para lograr contar con Infraestructura más dinámica, contar con entornos confiables para lanzar aplicaciones con mayor frecuencia y que estas cumplan con alta disponibilidad.

DevOps no es un conjunto de herramientas, es usar las herramientas colaborativamente para facilitar la cooperación entre áreas de desarrollo y áreas operativas. Lo anterior conlleva cambiar de un estilo de trabajo lineal, inefectivo y frustrante a un estilo de trabajo circular: colaborativo.

DevOps es Mindset + Herramientas.

¿Quieres saber más?

Vanessa Amaya Scrum México.png

Vanessa Amaya | Scrum México
Team Member





Bruno Suarez