La anatomía de un excelente equipo Scrum

Convertirse en una organización verdaderamente ágil requiere mucho más que la implementación de métodos y procesos.

Scrum es un marco comprobado para el éxito de productos en organizaciones, pero convertirse en una organización verdaderamente ágil requiere mucho más que la implementación de métodos y procesos. Las personas desempeñan un papel fundamental para garantizar el éxito de los proyectos al cumplir con los plazos agresivos y cumplir con las demandas complejas. Cada individuo que encabeza un Equipo Scrum tiene uno de los tres roles principales:

  • Product Owner: mantiene la visión del producto y determina qué valor entregar

  • ScrumMaster: ayuda al equipo a usar Scrum para crear el producto y ayuda a desarrollar un gran equipo

  • Equipo de desarrollo: construye el producto y determina cómo entregar valor

Aquí explicamos cómo es que cada uno de estos roles contribuye al éxito de un producto, los desafíos encontrados en el camino y los rasgos de personalidad que impulsan soluciones efectivas.

Product Owner: El evangelista del valor del producto.

En un nivel práctico, el Product Owner es responsable de definir la visión del producto, establecer prioridades para entregar el valor más alto y determinar qué entregables del proyecto son importantes para una amplia variedad de Stakeholders.

Pero en el mundo acelerado y altamente competitivo de hoy, el Product Owner también debe ser un visionario: alguien que se sienta al volante del automóvil y determina qué camino tomar. Las necesidades fluctuantes y la retroalimentación continua pueden cambiar la dirección de un proyecto. Por esta razón, el Product Owner también debe ser un buen comunicador. Esto no solo implica que el Product Owner explique los cambios en las prioridades y sus diferentes impactos en los diferentes equipos de productos, también significa escuchar a los Stakeholders y administrar cuidadosamente sus expectativas.

Desafortunadamente, muchas organizaciones continúan tratando a los Product Owners como intermediarios glorificados, personas que simplemente facilitan las conversaciones entre el equipo y la gerencia. Pero es un error tratar al PO como un proxy. Más bien, se le debe permitir tomar decisiones críticas, sin importar cuán impopulares sean.

No todo el mundo está hecho para el papel de Product Owner. El coraje es esencial. Después de todo, crear una visión para un producto y determinar una dirección requiere tomar decisiones que puedan encontrar discrepancia y perseverar en el interés general de maximizar el valor, tanto del producto como del cliente.

Los Product Owners también deben ser altamente autodisciplinados. Puede ser tentador tratar de controlar el trabajo de otros. Los PO con experiencia saben que no deben tratar de administrar las actividades del equipo Scrum.

ScrumMaster: El protector extraordinario.

El ScrumMaster ayuda al equipo de Scrum a rendir al máximo nivel. Esto se puede lograr de varias maneras. Primero, él o ella actúa como el protector del equipo, asegurándose de que todos los miembros del proyecto, especialmente los miembros del equipo de desarrollo, puedan centrarse en su trabajo sin distracciones, como las solicitudes de los interesados que dividen el enfoque de los empleados.

La segunda forma en que el ScrumMaster ayuda es enseñando o guiando al equipo sobre cómo usar Scrum para entregar un producto valioso. Como experto en cómo funciona Scrum, él o ella debe ayudar a todos a mantenerse dentro del marco de Scrum y facilitar la aplicación adecuada. El ScrumMaster debe ayudar a todos los miembros del equipo a usar Scrum de manera efectiva.

A pesar de estas contribuciones, algunas personas devalúan el papel del ScrumMaster, ya que los ScrumMasters no participan en la fabricación del producto real. Sin embargo, el ScrumMaster tiene un producto: su equipo. La función del ScrumMaster es ayudar a que el equipo se desempeñe de la mejor manera. Sin embargo, esto no implica que el ScrumMaster les diga a los miembros del equipo lo que tienen que hacer, dictando cómo deben cumplir con el horario y cómo deben desempeñarse como si fuese maestro de tareas rutinarias. En cambio, el rol de ScrumMaster consiste en reunirse con los miembros del equipo donde están, con sus fortalezas individuales, y ayudarlos a desplegar esas fortalezas para lograr un objetivo compartido. Por lo tanto, este rol requiere de alguien que esté dispuesto a tener conversaciones difíciles y a abandonar su propia agenda por el éxito del proyecto.

Equipo de desarrollo: El colectivo amigable para la colaboración.

El equipo de desarrollo es un colectivo autónomo, un equipo multifuncional que incluye todos los roles necesarios para completar un proyecto. Desde arquitectos y evaluadores hasta desarrolladores y diseñadores, estos grupos autoorganizados son responsables de entregar fragmentos de producto o software en funcionamiento en incrementos frecuentes e iterativos.

El Product Owner y las prioridades que establece son lo que determina las características específicas en las que trabajan los miembros del equipo en un momento dado. Y mientras que la mentalidad ágil guía la ejecución del producto, el proceso Scrum estructura la forma en que trabajan los equipos. Sin embargo, todo lo demás depende del equipo que administre, con el ScrumMaster proporcionando tanta o tan poca orientación como sea necesario.

Por ejemplo, los miembros del equipo de desarrollo pueden tomar una característica de un Product Backlog priorizado y decidir en colaboración cómo desarrollar la solución. Este nivel de autonomía fomenta fuertes vínculos entre los miembros del equipo y ayuda a crear un entorno de trabajo positivo y soluciones creativas.

Pero eso no es todo. Al ubicar a los miembros del equipo con la experiencia más cercana a un proyecto complejo y clientes, las organizaciones pueden reaccionar rápidamente a las circunstancias cambiantes. De hecho, los equipos de desarrollo pueden entregar un enorme valor en un mes o menos al aprender rápidamente sin sentirse sobrecargados de trabajo para un rápido retorno de la inversión.

Sin embargo, debido a la naturaleza de autoorganización de un equipo Scrum, los miembros deben estar dispuestos a compartir la propiedad del trabajo. Los rasgos deseables incluyen un entusiasmo por colaborar, excelencia técnica, atención al detalle y adaptabilidad.

Juntas, estas partes de un equipo de Scrum se complementan entre sí y trabajan de forma sinérgica, permitiendo a las organizaciones ir más allá de una gestión rígida y vertical (estilo tradicional de "cascada"), y hacia Scrum más iterativo.

Para aprender más, lee “The Elusive Agile Enterprise: How the Right Leadership Mindset, Workforce and Culture Can Transform Your Organization.”

Bruno SuarezComentario