Un manifiesto para la gestión del cambio ágil

Decidimos llamarlo manifiesto porque era un levantamiento a armas y una declaración de lo que creemos.
— Martin Fowler

Hace aproximadamente 10 años, cuando la palabra “Agile” no significaba algo, hasta que llegó a manos de los Early Adopters que apoyaron, creyeron y conocieron los 4 valores y 12 principios del antes llamado “manifiesto ágil de software” (ahora sólo manifiesto ágil) apoyó a reforzar sus creencias, fue algo parecido a un llamado para preguntarnos ¿Cómo podrían mejoran las organizaciones?

Cuando empezó el movimiento ágil había 6 libros, un manifiesto y las mismas 9 personas en cada Meetup. Anteriormente era más sencillo por lo pequeño que era, hoy en día son cerca de 72 frame-works y decenas de miles de expertos alegando experiencia en ágil.

Hemos capacitado a miles de personas a través de nuestra oferta de cursos pero hay un ejercicio en específico que incita a que las personas empaticen, durante la dinámica ellos crean un manifiesto sobre el cambio ágil que capture el espíritu del manifiesto ágil. Por eso aquí les compartimos algunos ejemplos para aquellos que creen que el futuro de la gestión ágil del cambio no tiene nada que ver con estándares, marcos y modelos de procesos. Claro, estas cosas surgirán, esa es la belleza de un mundo capitalista, pero a todos les falta el punto.

Primero, aquí está el manifiesto ágil.

• Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas
• Software funcional sobre documentación completa.
• Colaboración del cliente sobre negociación de contractual.
• Respuesta ante el cambio sobre seguir el plan.

Es decir, mientras hay valor en los elementos de la derecha, valoramos los elementos de la izquierda más.

Hay algunos ejemplos de cómo las personas en nuestros talleres han adaptado eso al cambio, les compartimos unos pocos:

1° Equipo: POKEMONES (Por su habilidad a evolucionar):

• Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.
• Trabajo del día a día sobre documentación extensiva.
• Transparencia y autogestión frente a una estricta coordinación y micro-gestión.
• Responder al cambio sobre seguir un plan.

2° Equipo: ADN (Por la necesidad de interiorizar un mind-set ágil)

• Resultados tangibles sobre estructuras y procesos.
• Empoderamiento del equipo sobre jerarquía y dependencia.
• Comunicaciones regulares de doble vía sobre inflexibilidad.
• Compromiso con la educación continua y el aprendizaje sobre la capacitación de una sola vez.

Lo que nos encanta de este ejercicio es que hace que las personas piensen en su propio contexto. Subestimamos el poder del significado personal cuando se trata de cambiar. Creemos que un conjunto de estándares y nuevas certificaciones van a ayudar.
Nuestras organizaciones no se interesarán si no interiorizan querer hacerlo.

Si tienen curiosidad y en verdad quieren aprender sobre la gestión ágil del cambio, no se limiten a lo que su asociación profesional dice que deben aprender ¡exploren!

Pero, si no saben dónde aprender sobre “Agile” y la gestión del cambio:

El primer paso es aprender acerca de la historia de por qué Agile llegó a ser, leyendo la historia del manifiesto ágil y Martin Flower explicando la historia del manifiesto ágil. El siguiente paso es encontrar una reunión ágil y hablar con practicantes ágiles que han estado haciendo esto, no es la misma perspectiva verlo desde la práctica que desde la teoría.

O aún mejor, asiste a un Agile Boot-Camp o un Open Space ágil, en estos eventos es donde las conversaciones son más profundas y las personas asisten porque les apasiona lo ágil, no porque intenten venderte algo, así que aprovecha este tipo de reuniones.

La mejor manera de aprovechar agilmente <inserte su área funcional aquí> es comenzar con la historia de ágil, el manifiesto y cómo y por qué es importante para tu organización.

Eso solo se convertirá en una realidad a través de conversaciones significativas, y una vez hecho esto, puede crear su propio enfoque para cambiar eso en función de tus necesidades.